Connect with us

bioeconomia

VIRASORO, LA CIUDAD ILUMINADA POR LA YERBA MATE Y EL DESARROLLO FORESTAL

Published

on

#Virasoro #Forestacion #Yerba #EnergiasRenovables #Biomasa #Corrientes

Tradicionalmente ganadera y yerbatera, esta ciudad del noreste correntino aprovechó la ley de fomento forestal y hoy es uno de los faros foresto-industriales del país.

¿Cómo se puede cambiar la dinámica de un pueblo o ciudad, de una región y un país desde la política? Las leyes de promoción de actividades productivas son un buen camino como palanca o trampolín. Así ocurrió en Gobernador Virasoro un pueblo correntino (por entonces un pueblo de 8.600 habitantes) que hasta los años 90 tenía como principales actividades la ganadería y la yerba, con algo de arroz. La ley de Inversiones para Bosques Cultivados 25.080 sancionada en diciembre de 1998 generó un impulso a la actividad forestal y maderera que atrajo trabajadores, inversiones y convirtió a la ciudad en un polo forestal.

Gobernador Ingeniero Valentín Virasoro, comúnmente abreviada como Gobernador Virasoro o Virasoro a secas, está en el noreste correntino. Allí se encuentra la principal productora de yerba mate del país, Las Marías. También se la conoce como la Capital Nacional del Cebú y como Capital Provincial de la Foresto-industria. La actividad ganadera forma parte del acervo tradicional con el impulso de las razas brangus y la braford. Todo ha hecho que sea una de las ciudades con mayor desarrollo económico y poblacional de la provincia de Corrientes en las últimas dos décadas.

“Cuando me fui de Virasoro a los 9 años, en 1994, tenía 15.000 habitantes; hoy hay más de 50.000, el crecimiento ha sido enorme”, recuerda Raymundo Meabe, nacido y criado en la ciudad, volvió hace 9 años a Virasoro y actualmente es Gerente del Grupo Garabí (que administra 34.254 hectáreas y tiene 18.473 hectáreas forestadas) y presidente de la regional AFOA (Asociación Forestal Argentina) Corrientes.

Raymundo Meabe, gerente del grupo Garabí.

Para Meabe la yerbatera Las Marías ha sido el primer impulsor de este crecimiento de la actividad en la zona y a mediados de los años 90 ya sí se gestó el boom forestal. “Empezó con actividades muy primarias y a partir de mediados de los 2000 empezó a aparecer la industria, poco a poco se fue tecnificando y requiriendo mano de obra más calificada y hoy, si bien nuestra industria todavía no es la que está en el resto del mundo, Virasoro, dentro de lo que es Argentina, está muy bien”, apuntó Meabe.

“Virasoro tiene varias actividades por lo que a veces cuesta medir exactamente el impacto de una u otra actividad, pero sin dudas, la sanción de la ley 25.080, que fue prorrogada en 2019 (hasta 2029), fue un pilar de desarrollo para la actividad forestal”, resumió la ingeniera agrónoma consultora en el sector forestal, Paula Montenegro, que vivió durante 16 años en Virasoro y actualmente está en Posadas, Misiones, pero sigue fuertemente ligada a la actividad en el noreste argentino. El foco de su trabajo está puesto en la gestión sustentable del sector, la gestión social y ambiental.

Paula Montenegro, ingeniera agrónoma consultora en el sector forestal.

¿Por qué Virasoro?

La localidad de Virasoro y sus alrededores tienen “condiciones de suelo y clima propicias para el desarrollo forestal. “Es una especie de lengüeta de tierra colorada misionera, suelos profundos, con PH ácido, temperatura y humedad, que le dan tasas de crecimiento muy competitivas”, contó Montenegro.

“Las provincias del Litoral concentran el 78% de la superficie de plantaciones forestales comerciales en el país”, contó a Clarín Rural el Gerente General de la Forestadora Tapebicuá S.A., Marcelo Torrisi. Y agregó: “La provincia de Corrientes ha experimentado el mayor crecimiento de plantaciones forestales nuevas y la localidad correntina de Gobernador Virasoro es hoy uno de los polos foresto industriales más representativos del país, aprovechando su gran potencial de recursos naturales para una producción forestal competitiva, con tierras aptas para la actividad, variedad de suelos, especies y un clima óptimo”.

Marcelo Torrisi, Gerente General de la Forestadora Tapebicuá

Para Torrisi, las condiciones naturales son tan ventajosas en Virasoro “que permiten una velocidad de crecimiento de las plantaciones promedio de 9 a 15 años” donde las especies más cultivadas son exóticas de rápido crecimiento como las coníferas (pinos), que representan el 64%, eucaliptus (26%) y un 10% de salicáceas.

Por todo esto, la región es de las de mayor potencial de crecimiento maderero, “pero también se destaca la “sinergia virtuosa que se da con la ganadería en sistemas silvopastoriles”, opinó Torrisi.

Además de esas condiciones naturales, Meabe destacó que Virasoro ha logrado un buen “desarrollo de contratistas” entonces, “si querés invertir acá tenés muchas empresas de servicio con experiencia, que por ahí en otros lugares más alejados te va a costar más encontrarlos o será más caro contratarlos”.

Además de Las Marías, entre las empresas se destacan Pomera Maderas, Tapebicuá, Grupo Garabí, Bosques del Plata, FRESA (Fuentes Renovables de Energía S.A., relacionada con el uso de desechos de subproductos de los aserraderos) y AconTimber (sociedad entre Grupo Garabí, el Grupo HS Timber -austríaco- y un inversor belga, que desembolsará 100 millones de dólares para instalar uno de los aserraderos más grandes de Latinoamérica).

La economía de Virasoro se diversificó aún más con la instalación de la gran central eléctrica de FRESA y la puesta en marcha de «La Gloriosa S.A» con 200 hectáreas dedicadas a la producción de arándanos. Para Torrisi, también hay que destacar que está ubicada estratégicamente sobre la Ruta Nacional N° 14 a 323 km de la capital correntina y a 969 km de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El 95% de la madera utilizada en la industria forestal proviene de bosques cultivados.

Sector presente en la sociedad

“Claramente, Virasoro es un polo forestal para la provincia y lo que tiene esta actividad es que al ser de largo plazo también requiere ciertas condiciones para armar un proyecto. Primero, pensar en la sustentabilidad a largo plazo, lo cual implica una vinculación con la sociedad y el medioambiente sobre bases sólidas”, opinó Montenegro.

Vale recordar que cualquier proyecto forestal requiere, con las especies que se plantan en Virasoro, mínimo 15-18 años hasta poder “cosechar lo invertido”.

Para dimensionar la evolución que ha tenido Virasoro a partir de la profundización agropecuario-forestal, se puede repasar el crecimiento poblacional que ha tenido las últimas tres décadas. El censo de 1980 contó 8600 habitantes; en 1991 había 16.560; ya en 2001 vivía en Virasoro 26.000 personas y en 2010 unos 30.600. Estiman que hoy viven alrededor de 50.000 virasoreños.

“El virasoreño está muy ligado al sector forestal, aún los que no trabajan directamente como talleres, gomerías, almacenes, todo se mueve por la actividad forestal y te podría decir que es un pueblo casi sin desocupación, si estás desocupado es porque querés, porque trabajo hay y la actividad forestal lo genera directa e indirectamente”, apuntó Meabe.

“La industria de la madera y de muebles en Virasoro está compuesta en un alto porcentaje por Pymes y su participación en el valor agregado industrial es muy bajo, son industrias que producen principalmente madera aserrada para obra y productos remanufacturados con mayor valor agregado como pisos y revestimientos, molduras, y otras piezas para la construcción de muebles, pero adicional a esto se están desarrollando varios emprendimientos de viviendas industrializadas”, apuntó Torrisi.

“La comercialización de la madera en la región es principalmente a la industria local, aunque recientemente ha incrementado la exportación de madera en rollo de pino con destino el mercado asiático, así como también productos aserrados a partir de un tipo de cambio más favorable y una demanda post pandemia creciente en Estados Unidos y Europa”, esgrimió el gerente de Forestadora Tapebicua.

La actividad traccionó la demanda de personal capacitado como así también de servicios conexos.

“La actividad traccionó la demanda de personal capacitado como así también de servicios conexos, lo que generó un importante crecimiento socio económico con la instalación de talleres, gomerías, estaciones de servicio, comedores y mejoras en infraestructura que van creciendo en la misma dinámica que el desarrollo industrial de nuestra localidad”, sumó Torrisi.

Certificación del empleo forestal

“Una de las particularidades del sector forestal es que en muchas de sus actividades requieren un tipo de mano de obra calificada, que, cuando todo esto empezó a desarrollarse no había en Virasoro, por eso, aquellos comienzos se hicieron con trabajadores que venían de otros lugares de tradición forestal por unos días y se iban”, contó Montenegro. Y agregó: “Con el tiempo, muchos de estos empleados que venían a trabajar de manera itinerante se terminaron radicando en Virasoro, al mismo tiempo que muchos virasoreños fueron aprendiendo las tareas”.

Montenegro tiene fundamentos. Hace unos años que trabaja con un equipo de antropólogos haciendo consultoría en gestión social de proyectos forestales. “Hemos entrevistado más de 800 operarios y cuando les preguntás sobre sus orígenes identificás esa migración y desarrollo poblacional, mucha gente que vive acá viene o ha venido de otras provincias por la oferta laboral”, reconoció Montenegro.

El empleo en el sector se caracteriza por ser no cíclico, se trabaja todo el año en distintas actividades. “Hay una demanda de mano de obra más intensiva y estable en el tiempo y con proyección a largo plazo”, apuntó Montenegro.

La calidad del agua superficial y el avistaje de fauna autóctona son indicadores de la viabilidad ambiental de la actividad.

Por otro lado, desde AFOA junto con el Ministerio de Trabajo de la Nación, se elaboraron certificaciones de competencias técnicas para los operarios. “Entonces, por ejemplo, un motosierrista o cualquier otro trabajador dentro de la actividad forestal, es evaluado y puede obtener su carnet que certifica que puede trabajar de eso”, contó Montenegro. Esto facilita el primer acercamiento entre empleador y trabajador.

Para Torrisi, en este particular, “a pesar de todo lo auspicioso del sector, existe todavía un alto nivel de informalidad en el empleo forestal en bosques nativos, que pone de relieve la baja adopción de buenas prácticas en seguridad y productividad”, por ello “promover la adopción de convenios gremiales en las diferentes provincias para certificar las competencias laborales de los trabajadores del sector, como realiza el programa UATRE-AFOA, va a permitir mejorar las condiciones laborales del sector a nivel nacional y local”.

Por otro lado, las certificaciones forestales favorecieron que se fuera formalizando la actividad. “La sustentabilidad está vinculada también al empleo formal y en las entrevistas que venimos haciendo desde 2011, una de las cuestiones que los operarios más reconocen como beneficio de trabajar dentro del sector es la formalidad del empleo, trabajar con un recibo de sueldo que les permite proyectarse, acceder a microcréditos en almacenes o negocios del pueblo, entre otras cosas”, contó Montenegro.

En lo que respecta a las certificaciones forestales son ONGs que funcionan a nivel global. Montenegro marcó dos más importantes: FSC o Forest Stewardship Council (con este sistema están certificadas las principales empresas forestales de Corrientes y suman actualmente el 45% de la superficie plantada en la provincia que es de unas 510.000 hectáreas); y el PEFC (otra ONG que busca promover la gestión forestal sostenible). “Son los dos sistemas de certificación más importantes a nivel mundial que desarrollan estándares a través de los cuales auditan a las empresas forestales para verificar el grado de cumplimiento que tienen”, explicó Montenegro.

La idea es que el consumidor pueda identificar en la góndola mediante un logo que esa madera o derivado ha sido producida con fuentes sustentables, en colaboración con las comunidades en las que se desarrolla y de esa manera poder frenar también la deforestación de bosques nativos.

Vale recordar que el 95% de la madera utilizada en la industria forestal proviene de bosques cultivados. “Más del 40% de la superficie implantada está certificada por los sellos de sustentabilidad FSC y PEFC, por lo cual la industria correntina puede aspirar a ser proveedor de los mercados mundiales más exigentes”, ratificó Torrisi.

“Se esperaba que el mercado pagara un sobreprecio a los que estuvieran certificados, pero no sucedió, aunque sí ocurre que es garantía de poder entrar a mercados exigentes”, contó Montenegro.

Transición energética

Una de las últimas noticias fue la generación de energías renovables con chips y aserrín que son desperdicio de la industria forestal, pero constituyen un insumo aprovechable para la generación de bioenergía logrando un círculo virtuoso magnífico.

“El proceso industrial de los aserraderos genera una merma del rendimiento en distintas etapas del proceso que antes se acumulaban y constituían un pasivo ambiental y hoy, con la instalación reciente de centrales térmicas, se aprovechan estos remanentes de chips y aserrín como biomasa para la generación de bioenergía”, explicó Torrisi.

En línea con esto, para Torrisi, Virasoro está orientando hacia una transición energética como parte de un cambio esencial de paradigma. “En comparación con el actual sistema energético basado en los combustibles fósiles, las energías renovables son una alternativa sostenible, democrática y que fomenta el desarrollo porque, en términos generales, producen menos emisiones que las fuentes convencionales de energía, reducen la dependencia de las importaciones de energía y suponen una oportunidad para crear bienestar y puestos de trabajo”. Las energías renovables cuentan, además, con otra ventaja frente a los combustibles fósiles: permiten establecer una estructura descentralizada de generación y distribución.

Oportunidades para los jóvenes

En Virasoro hay oportunidades para estudiar y también para trabajar. Las opciones in situ son el Instituto Agrotécnico “Víctor Navajas Centeno” (de la Fundación Las Marías, con más de 40 años de trayectoria) donde se puede estudiar Técnico Superior Forestal y Técnico Superior en Producción Agropecuaria. También está la Universidad del Salvador donde se puede estudiar Agronomía y Veterinaria.

Meabe destacó en el aspecto educativo y de capacitación lo que se hace desde el Consorcio de manejo del fuego, que “surgió de parte de las propias empresas después de un incendio grande, y hoy también está en la parte educativa llevando al ciudadano común a que conozca toda la actividad en la zona yendo a las escuelas, con el sentido de que hay que cuidar el monte, que es vida y trabajo para el pueblo, y eso la gente lo tiene muy presente”, dijo Meabe.

“El desarrollo sustentable del sector forestal y foresto-industrial proporciona beneficios en todos los niveles, desde la protección del entorno ambiental, social y cultural, protección de la biodiversidad y ecosistemas, desarrollo económico y la reducción de la pobreza y la mitigación de los efectos del cambio climático”, apuntó Torrisi.

Potencial y desafíos

Adentrados en el laberinto del potencial y los desafíos para Virasoro como ciudad y de la producción maderera en sí, surgen dos vertientes bien diferenciadas. Si se mira sólo la cuestión productiva (es decir, más producción por hectárea, posibilidad de extenderse a nuevas áreas, industrialización, etc) el potencial es enorme; si se pone sobre la mesa el condimento de la “macroeconomía argentina” todo se complica y aparecen los nubarrones.

“Para aprovechar el potencial de crecimiento hay que resolver la macroeconomía de nuestro país porque en lo productivo tenemos uno de los mayores crecimientos en arboles a nivel mundial, mientras que en Europa crece 3 metros cúbicos por año, acá crecen 30 m3/año, tenemos superficie, conocimiento y manejo, entonces el potencial de crecimiento mirando el campo es enorme, pero cuando miramos la economía y la inestabilidad del país surgen dudas”, resumió Meabe. Y agregó: “Un aserradero chico requiere una inversión de 15 millones de dólares y uno grande de 200, y para hacer este tipo de inversiones necesitás estabilidad y poder acceder a créditos, porque también falta tecnificación”.

Meabe marcó dos cosas más: la necesidad de aumentar aún más la oferta educativa específica de la actividad forestal y mejorar la infraestructura porque el pueblo creció muy rápido y hoy caminos, cloacas y servicios quedaron insuficientes.

“Nuestra región, con fuerte impronta foresto industrial, es sustancial para el desarrollo de la bioeconomía donde se da la producción de recursos renovables, baja intensidad de carbono y gran potencial para la generación de empleo”, auguró Torrisi. Y agregó: “A su vez, la demanda creciente a nivel mundial, motorizada por la necesidad de sustituir productos carbono intensivo –como el cemento o los combustibles fósiles– o no renovables –como el plástico y el aluminio–, abre un abanico de oportunidades para la cadena foresto industrial argentina donde Virasoro juega un papel estratégico”.

Entre las oportunidades, Torrisi también marcó que actualmente existe una articulación publico-privada que busca promover el uso de madera en la construcción para revertir el déficit habitacional. “Surgió una oportunidad también allí con nuevos sistemas constructivos que permiten construir con módulos de madera y son más eficientes en consumo energético reemplazando a productos no renovables como el cemento, hierro y aluminio, con altos niveles de emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI)”.

“Potencial para seguir creciendo hay, porque tenemos tecnología, también hay tierras que podrían entrar en producción, pero también hay problemas, por ejemplo, la falta de una planificación urbana, políticas públicas de urbanización adecuada, porque Virasoro tuvo una explosión demográfica hace años, para que el sector se desarrolle y crezca tiene que haber planificación”, espetó Montenegro.

La consultora forestal también advirtió que otro de los principales problemas que enfrenta el sector es “el desconocimiento que tiene la sociedad en general respecto de lo que hace el sector y los beneficios que ofrece”. “Cuando entrevistamos a gente de la ciudad y pasás por una cosecha forestal te dicen ´como están desforestando´, cuando, en realidad, es una cosecha, es algo que fue plantado para ser cosechado, hay confusión y lo entendemos, pero tenemos que trabajar para que la gente pueda saber todo lo que aporta el sector a la sociedad, tenemos que comunicar mejor”, contó Montenegro.

“La gran asignatura pendiente es establecer un marco macroeconómico estable y un marco político de seguridad jurídica que genere un entorno de condiciones operativas favorables que aliente a la instalación de industrias de gran escala con inversión extranjera”, opinó Torrisi.

“La ventaja competitiva del sector forestal en recursos naturales no llega a compensar un entorno operativo débil en comparación con países vecinos que son los que están captando las inversiones”, dijo Torrisi. Y concluyó: “Es de primordial importancia que el sector forestal primario continúe desarrollándose y así contribuir al progreso y desarrollo de la comunidad».

Por Juan I. Martínez Dodda

FUENTE: DIARIO CLARÍN

 

Continue Reading
Advertisement aqui codigo de ads en post
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

bioeconomia

LOS SISTEMAS QUE NO SE ENFOQUEN EN PRODUCIR DE MANERA SOSTENIBLE NO TENDRÁN FUTURO

Published

on

#Bioeconomia #EconomiaCircular #Biomasa #Biogas #Bioenergias #Argentina

El eje está en usar la tecnología de procesos, con más agronomía, con bioinsumos, bioenergías, aumentando los rendimientos, especialmente en las zonas más productivas liberando a otras actividades zonas más lábiles, más economía circular.La Economía Circular es uno de los aspectos a lograr mayor valor en orígen y ser más sustentables. (más…)

Continue Reading

bioeconomia

LA INDUSTRIA AVANZA HACIA UNA ECONOMÍA CIRCULAR

Published

on

#EconomiaCircular #Bioeconomia #Biomasa #Biogas #EnergiasRenovables #Argentina #Industria #Inti

Actualmente atravesamos uno de los mayores cambios en el paradigma de desarrollo, que está migrando del modelo económico lineal a uno circular que promueve reducir las pérdidas e impactos de la producción en pos de alcanzar los Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) declarados por Naciones Unidas. (más…)

Continue Reading

bioeconomia

LA AGRICULTURA DE LAS AMÉRICAS DEBE SER PROTAGONISTA DE LA TRANSFORMACIÓN

Published

on

#Agriculturasustentable #emisiones #bioeconomia #biodiversidad #latam #latinoamerica #Agro #sustentabilidad

El agro sudamericano debe defender su modelo productivo y demostrar que es sustentable en la Cumbre sobre Sistemas Alimentarios, en septiembre.Gran porcentaje de las emisiones de Latinoamérica se adjudican a los sistemas productivos. (más…)

Continue Reading

Tendencia

Copyright © 2021 | Biomasa.com.ar | Todos los derechos reservados