Connect with us

Biogás

SAN LUIS: ENERGÍAS RENOVABLES A PARTIR DE BIOGÁS

Published

on

#SanLuis #Biogas #Biomasa #EnergiasRenovables #Argentina #Bioelectrica #Argentina

Con al asesoramiento del INTI, la empresa Bioléctrica Justo Daract puso en marcha su planta de biogás para la generación de energía eléctrica y su posterior incorporación al sistema de distribución nacional de energía.

La empresa, líder en el desarrollo proyectos de generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables de la provincia de San Luis, solicitó asistencia del instituto para la puesta en funcionamiento de una planta de 1 MW (Mega Watt) de digestión anaeróbica.

La primera tarea que realizaron especialistas en energías renovables fue realizar un control de los procesos microbiológicos de generación de biogás, a través de digestión de maíz y restos de la producción ganadera, para transformarlo en energía eléctrica.

La planta de biogás, ubicada a las afueras de la ciudad puntana de Justo Daract, se alimenta con silo de maíz y desechos de la producción de engorde vacuno (feed lot), para producir una potencia de 1 MWe (Mega Watt eléctricos). El sistema se compone principalmente de un reactor primario de 4.500m3 de acero vidriado (20m de alto, 18m de diámetro), y un reactor secundario de 3.400m3 (6 metros de alto y 27 metros de diámetro) que opera en rango termofílico a 52° C. A su vez, el sistema cuenta con una etapa de tratamiento del biogás y la posterior cogeneración energética a través del CHP (combined heat and power).

A inicios de 2020, y de forma ininterrumpida, el INTI comenzó con la asistencia técnica a la planta de biogás, primero con la etapa de puesta en marcha, trabajando entre otros temas con el control microbiológico, a través de una estricta rutina diaria de análisis (FOS/TAC, nitrógeno total, nitrógeno amoniacal, pH, conductividad, sólidos totales, sólidos volátiles, entre otros); y actualmente sobre la operación estándar del sistema. La empresa cuenta con cuatro plantas en operación por más de 8 MW (Mega Watt), y otras tres en desarrollo.

La vinculación con la empresa se vio fortalecida a través de actividades de sinergia industrial local. En este punto se está avanzando con la factibilidad de utilizar los desechos originados en un frigorífico ubicado en la ciudad de Villa Mercedes como fuente de alimentación del sistema anaeróbico (proceso con ausencia de oxígeno), para mejorar, de esta forma, la matriz nutricional del biodigestor y el desempeño ambiental del establecimiento de faena.

“La asistencia se brinda en el marco del programa de desarrollo de la biodigestión anaeróbica que el INTI viene trabajando en la región Cuyo. Una vez realizada la puesta en funcionamiento de la planta de biodigestión, seguiremos trabajando en el control rutinario del proceso”, afirma Víctor Goicoa, jefe del Departamento de Energías Renovables y Gestión Energética de la región Cuyo del INTI.

En esta misma línea se está desarrollando junto a otra empresa líder en maquinarias para residuos, un prototipo piloto para la biodigestión seca de residuos orgánicos provenientes de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) tecnología que podrá aportar una solución energética a la gestión de la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos.

Biogás

DE RESTOS AGROFORESTALES A ENERGÍAS RENOVABLES: ASÍ CONTRIBUYE LA BIOMASA A LA ECONOMÍA VERDE

Published

on

#Biomasa #Bioeconomia #EconomiaVerde #EnergiasRenovables #residuosorganicos #Forestacion #Energia #Bioenergia

Los restos agroforestales y de la actividad agrícola pueden convertirse en energía eléctrica de origen renovable merced a la biomasa. Así es el proceso que transforma los restos en energía.

La apuesta por las energías renovables no tiene marcha atrás. Las empresas e instituciones llevan años buscando ser más sostenibles y eficientes energéticamente hablando, con lo que desarrollan diversas formas de acudir a energías limpias para abastecer sus suministros. Además, los objetivos europeos y nacionales se han alineado con el propósito de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y de mejorar hasta en un tercio la eficiencia energética, que se ha convertido, junto a las renovables, en un aspecto clave para que los modelos industriales se enmarquen dentro de la recuperación verde y la economía circular.

Una de las vías para conseguir dicha eficiencia consiste en convertir la materia orgánica en energía eléctrica renovable a través de la biomasa. El proceso comienza en las zonas forestales y agrícolas, donde se recoge la biomasa: desde estiércol y paja hasta ramas y hojas sueltas.

Una vez recogidos estos restos, las instalaciones dedicadas a la generación de energía renovable con biomasa los introducen en calderas para procesarlos. El calor obtenido se utiliza para calentar agua que, una vez convertida en vapor, se conduce a una turbina en la que se genera electricidad. En otros usos, como el doméstico, esta biomasa puede calentarse para obtener energía calorífica aplicada al suministro de agua o incluso a la calefacción de un hogar.

Menos emisiones y más energía renovable

Transformar materiales en energía mediante biomasa es algo que precisamente ya ocurre en las biofábricas de Ence en Navia y Pontevedra, que conjuntamente alcanzan una capacidad instalada de 112 MW y que no solo han conseguido ser autosuficientes, sino que además cuentan con excedentes energéticos.

El punto de partida de todo el proceso es la madera certificada, de la que se extrae la celulosa en un proceso circular en el que se realiza un aprovechamiento integral y sostenible del árbol.

En el caso de la biomasa forestal que utilizan estas plantas, todo lo que no se destina a la producción de celulosa, como son la corteza y la lignina, además de hojas y ramas, se valoriza energéticamente como biomasa en las calderas. De hecho, la lignina es un biocombustible renovable y natural. El vapor genera energía eléctrica en las turbinas y se aprovecha igualmente en otros procesos, como el secado de la celulosa.

«España es uno de los países con mayor potencial de desarrollo de biomasa, pero estamos muy por debajo en su aprovechamiento energético»

También generan energía renovable las plantas de biomasa de la compañía, que son capaces de valorizar restos agrícolas contribuyendo así, además, a evitar su quema incontrolada y a combatir los incendios.

La generación con biomasa, además de aprovechar esa materia vegetal, permite aportar estabilidad al sistema eléctrico. Y es que «la generación renovable con biomasa es un aliado en el proceso actual de transición energética justa e inclusiva y del denominado ‘reto demográfico», asegura Felipe Torroba, CEO de Ence Energía. En dicho contexto, incide, «España es uno de los países europeos con mayor potencial para el desarrollo de la biomasa», pero «estamos muy por debajo en su aprovechamiento energético. Se trata de una fuente renovable con multitud de ventajas, incluyendo la de que es gestionable, al no depender de factores meteorológicos, lo que permitirá servir como una alternativa para reducir la dependencia de las energías fósiles a la hora de ejercer como tecnología de respaldo».

La empresa ha puesto en marcha plantas fotovoltaicas en sus plantas independientes de energía, destinadas al autoconsumo, buscando la ecoeficiencia energética y el compromiso ambiental. Un ejemplo de ello está en Huelva, donde su planta fotovoltaica de 820 kWp ahorra algo más de 1.477.000 kWh al año en el consumo energético del complejo onubense, lo que supone también evitar la emisión a la atmósfera de 462 toneladas de CO₂. Esta medida se desarrolla igualmente en su planta de biomasa de Mérida, con un sistema de autoconsumo capaz de generar más de 500.000 kWh al año. Con todo este tipo de iniciativas, Ence pretende consolidarse como una referencia de la eficiencia energética, formando parte de la estrategia por la sostenibilidad de la compañía, comprometida con los objetivos de desarrollo sostenible definidos por las Naciones Unidas.

Por EC Brands

FUENTE: EL CONFIDENCIAL

Continue Reading

Tendencia

Copyright © 2021 | Biomasa.com.ar | Todos los derechos reservados